El verdadero disfrute viene en los bocados más simples, esos que se disfrutan en la intimidad, los que nos traen tantos recuerdos, los que nos hacen palpitar el corazón...